Desde hace ya más de una década se sabe que nuestro cerebro se mantiene siempre en funcionamiento mediante impulsos eléctricos que generan una especie de ondas cerebrales.

Al pensar activamente, al meditar, al realizar diferentes actividades e incluso a la hora de dormir el cerebro no para de emitir ondas de distintas frecuencias.

También se descubrió que las ondas producidas por el cerebro se mueven a diferentes frecuencias, siendo unas más lentas que otras. Entre las más conocidas se encuentran las ondas beta, alfa, theta, delta y gamma.

Ondas Beta:

Las ondas beta cerebrales tienen una frecuencia que oscila entre los 15 y 40 ciclos por segundo, estas ondas son amplias y rápidas. Tienen mayor presencia cuando la persona se encuentra despierta y en pleno estado de vigilia, por ejemplo es cuando nos encontramos dictando una conferencia o resolviendo problemas matemáticos.

El estado beta es el estado común del día a día y puede asociarse a los pensamientos comunes, el trabajo y la resolución de problemas.

Ondas Alfa:

La frecuencia de las ondas alfa cerebrales oscila entre 9 y 14 ciclos por segundo, estas son más amplias y más lentas que las ondas beta. Suelen tener presencia en el cerebro cuando la persona se encuentra en estado de relajación, generalmente sin realizar actividades que impliquen movimiento. Estas ondas pueden producirse de forma consciente al realizar una meditación simple.

El estado alfa suele estar asociado a la relajación, el super aprendizaje, el aumento de la intuición, y la superación del estrés, los expertos lo consideran la llave del subconsciente, por lo que es un estado apropiado para reprogramar nuestras creencias de forma consciente.

Ondas Theta:

Las ondas theta son aún mas amplias y se mueven aún mas lento, entre 5 y 8 ciclos por segundo. Estas ondas son emitidas por el cerebro cuando la persona se encuentra en un estado de meditación profunda, o justo antes de cruzar el umbral del sueño recién al despertar o instantes antes de dormir,  también puede presentarse en un estado libre imaginativo casi inconsciente que se produce al “soñar despiertos”,

El estado theta  suele asociarse con la creatividad y los estados propicios para la sanación.

Ondas Delta:

Las ondas delta del cerebro son las de mayor amplitud y también las mas lentas, su frecuencia oscila entre 0,1 y 4 ciclos por segundo, nunca llegan a cero ya que el cerebro vivo nunca para de funcionar. Estas ondas cerebrales son emitidas por el cerebro mientras nos encontramos en “el estado de sueño más profundo”.

El estado delta se relaciona con la famosa hormona de crecimiento la cual es responsable de la recuperación de la salud por deterioro o envejecimiento del cuerpo… debido a esto el estado delta también está asociado a la curación y regeneración de los tejidos.

Ondas Gamma:

Las ondas cerebrales gamma recientemente descubiertas por la neurociencia, son las más rápidas ya que su frecuencia ocila entre 40 y 100 ciclos por segundo.

Estas no están asociadas con pensamientos cotidianos, aunque sí están relacionadas con una gran actividad mental que puede incluir destellos de brillantez y repentinas experiencias de percepción/intuición y momentos de extrema atención, concentración y lucidez.

Estas frecuencias cerebrales se encuentran vinculadas a emociones de pro-actividad, altamente positivas como la compasión y el amor altruista relacionados con los meditadores que practican la meditación durante más tiempo de forma frecuente.